esencia del mar

Es importante aprender cómo elegir pescados y mariscos frescos

Varios de los platos más ricos del mundo se elaboran con pescados y mariscos frescos, pero en algunas situaciones no nos sentimos seguros a la hora de elegir estos alimentos del mar. No conocemos realmente las características que nos indiquen si efectivamente están en buenas condiciones, es decir si estos productos son frescos o no.

Desde Esencia del Mar, os contamos cómo seleccionar los mejores productos de marisco y pescado fresco.

Observar los ojos del pescado: Tienen que ser brillantes, transparentes. No comprar si los ojos están hundidos, vidriosos o de color gris.

No comprar si lo sentimos blando: Corroborar que la carne esté bien adherida a las espinas y que tenga un estado firme.

Oler el pescado: El fresco tiene olor agradable, y un olor excesivo digamos,”olor a pescado” significa que se encuentra poco fresco.

Corroborar que las escamas estén bien pegadas al cuerpo y unidas entre sí. No comprar el pescado si las escamas están pegajosas.

Observar que la piel tenga una apariencia lisa, firme, y brillante: No debe tener arrugas ni manchas y al presionar la carne, debe regresar a su forma original Si el pescado es fresco, si no regresa es que no es fresco.

Observar que las agallas estén limpias, brillante y de color rojo o rosado: No comprar si están pálidas, o con un color amarillento.

El pescado fresco para poder reservarlo mejor se debe colocar en el frigorífico con un trapo húmedo o picar hielo en una vasija  (o de 0°C a 3°C)

Lo ideal para consumir el pescado es comerlo fresco: Dentro de las 24 hs, si esto llegara a suceder, lo mejor para el consumidor es congelarlo.

El pulpo debe estar fresco, los tentáculos deben estar firmes y brillosos, oler ligeramente a agua de mar. No debe oler fuerte.

Cómo asegurarse de que los mariscos de concha estén frescos.

  1. Conchas enteras. Las conchas o valvas no tienen que estar rotas, así nos aseguramos del buen manejo y calidad durante la captura o pesca. Es muy importante, una vez que las cocinamos, y estas no se abrieron hay que desecharlas, esto indica que ya no sirven, están en descomposición.


  1. Patas y antenas adheridas al cuerpo.
    En el caso de los camarones, jaibas o cangrejos. No deben desprenderse rápidamente las patas y antenas, pues si esto sucediera, esto nos indica que ya están descompuestos.
  2. Olor característico. Al igual que los pescados frescos, tienen que tener un olor agradable, suave, no deben oler fuerte, ni olor a cloro o algún olor extraño, si esto sucede significa que los han lavado para apagar el olor fuerte ya que seguramente están en descomposición.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Add to cart