propiedades marisco
Tiempo de lectura: 5 minutos.

5
(3)

Ya hicimos un post sobre el pescado y sus propiedades, ¿lo recuerdas? Si no lo has leído o quieres refrescar tu memoria lo puedes encontrar aquí. La cuestión es que el marisco merece un capítulo aparte para él solo, ya que sus propiedades dan mucho de lo que hablar. Los ingredientes son diferentes a los del pescado y además tiene unas valiosas propiedades nutricionales que le aportan a tu salud muchísimos beneficios. ¿Quieres saber por qué debes incluir el marisco en tu dieta? Súbete al barco, ¡te lo contamos!

Bajemos al fondo del mar … ¡y hablemos de marisco!

Antes de meternos en faena, vamos a empezar recordándote algo que seguro que ya sabes: los mariscos y los peces, aunque comparten hogar en el mar, no son lo mismo. Para empezar, los mariscos no tienen esqueleto, constan de cuerpos blandos protegidos y estructurados por un caparazón o concha exterior.

Es más, precisamente dependiendo de si se trata de concha o caparazón lo que les protege, los mariscos se dividen en 2 grupos:

Los crustáceos

Su hábitat es el fondo marino y su cuerpo está protegido por un caparazón externo. Además, presentan articulaciones y, por lo general, las delanteras son pinzas.

Algunos ejemplos de crustáceos son la gamba – blanca y roja -, el langostino, la quisquilla, la cigala, el bogavante, a langosta, el percebe o la nécora, entre otros.

Los moluscos

En este caso, lo que protege el cuerpo de los moluscos son conchas cálcicas de formas ovaladas o espirales. Esa concha puede ser de un solo cuerpo o de dos cuerpos como en el caso de los mejillones o las almejas.

Por otro lado, están los cefalópodos, que son animales marinos también incluidos en los moluscos. No tienen ni esqueleto ni concha, pero sí tentáculos. Es el caso de la sepia, el calamar o el pulpo, entre otras especies.

¿Sabes en qué se diferencian exactamente la sepia y el calamar? ¡Te lo contamos aquí para que salgas de dudas! 

propiedades marisco
Los mejillones, una joya de la gastronomía que te ayudará a fortalecer tu sistema inmune.

Las propiedades nutricionales del marisco

Una vez que hemos hecho esta breve aclaración inicial sobre los tipos de mariscos que hay, ¿qué te parece si nos metemos de lleno en sus propiedades nutricionales? Para comenzar, comentarte que los mariscos ofrecen proteínas de alta calidad pues contienen todos los aminoácidos esenciales gracias a su origen animal.

Además, son muy bajos en hidrato de carbono – de ahí lo de ¡»el marisco no engorda»!- y la mayor parte de ellos tiene un bajo contenido graso, sin alcanzar el 2% de su composición.

Siempre y cuando la regularidad de su consumo sea normal, el marisco es beneficioso en cualquier dieta equilibrada. De hecho, presenta nutrientes similares a los del pescado blanco. Y está igual de rico, ¿verdad?

Aunque los mariscos son bajos en grasa, contienen valiosas vitaminas y minerales beneficiosos para el organismo, como el yodo, magnesio, potasio y sodio. En algunas especies, como en las almejas, berberechos y mejillones, es especialmente importante el contenido de hierro. En otras, como los chipirones o los langostinos, destaca el contenido de calcio.

Está claro que los mariscos son muy nutritivos, pero además suelen considerase como un alimento saciante al ser ricos en proteínas, por lo que resultan ser la opción perfecta para bajar algún kilito. De hecho, suena bastante bien todo lo que nos aporta para no alcanzar las 100 kcal por cada 100 gramos, ¿verdad?

Estos son los beneficios de comer marisco para tu salud

A pesar de que algunas especies son altas en colesterol – de esto hablamos un poco más abajo-  la mayor parte de los mariscos solo reúnen ventajas para una dieta equilibrada y saludable. El marisco, gracias a su bajo contenido calórico, puede ser tu gran aliado si lo que buscas es perder peso.

Si eres hipertenso debes consumir mariscos preferiblemente frescos. De esta forma, no sumarás sodio al que ya poseen de forma natural. Eso sí, al ser alimentos magros y ricos en potasio, ¡son una excelente opción en tu menú!

¿Buscas sumar calcio a tu dieta y los lácteos no terminan de sentarte bien? ¡Los mariscos también son buena elección para tratar o prevenir anemias nutricionales! ¿El motivo? El calcio es ideal para la composición de dientes y huesos y muchos de estos alimentos marinos concentran este mineral.

Si además eres deportista, ¡el marisco es tu alimento ideal! son magros, proteicos y contienen potasio, sodio, hierro y demás micronutrientes, contribuyendo a que tu sistema nervioso y muscular funcione a la perfección.
propiedades marisco
Una buena mariscada con amigos, el plan perfecto para los días de verano.

Tengo colesterol, ¿puedo comer marisco?

Si tienes el colesterol alto y no puedes resistirte ante una buena fuente de marisco, probablemente te habrás hecho esta pregunta cientos de veces. Por eso, vamos a intentar resolvértela de forma rápida y directa.

La respuesta a si puedes comer marisco es simple: siempre y cuando sea un consumo normal, claro que sí. Eso sí, debes elegir el marisco que mejor se adapte a tu salud.

Algunos de ellos, como los chipirones, los mejillones o los langostinos, tienen una elevada proporción de colesterol. Pero en general, el marisco es rico en ácidos grasos poliinsaturados, que aportan beneficios para la salud y contrarrestan el efecto del porcentaje en colesterol.

Elige la opción que mejor se adapte a ti … ¡y disfruta de una buena mariscada de vez en cuando!

Esta es la mejor forma de consumir marisco manteniendo intactas sus propiedades

Ya hemos hablado de las propiedades nutricionales y de los beneficios que puede aportar a tu salud el marisco. Ahora vamos a cerrar el post hablando de cómo debes consumir y cocinar el marisco para que mantenga su sabor al máximo y siga siendo saludable.

  • Si no quieres sumar grasas y calorías, evita largas cocciones y frituras. Además, el calor en exceso favorece la pérdida de nutrientes y hará que el marisco pierda su esencia.
  • Ya hemos comentado los mariscos son alimentos ricos en calcio y hierro. Acompáñalos con perejil fresco, tomate o zumo de limón para que la vitamina C de estos alimentos potencie sus beneficios.
  • Los alimentos ricos en fibra, como el arroz o fideos integrales o las semillas, unidos a las proteínas del marisco, ¡te saciarán a tope sin comer demasiado!
  •  Las grasas buenas que contienen el aguacate, el aceite de oliva o los frutos secos, potenciarán las vitamina E y A que ya contiene el marisco. ¡Crea una buena combinación y disfruta!

Llegados a este punto, ¡ya eres todo un experto en marisco y en sus propiedades y estás listo para disfrutar del marisco que más te guste! Esperamos que hayas aprendido mucho y que sigas leyendo nuestros post para seguir enterándote de curiosidades relacionadas con el marisco y el pescado.

Enciende los fogones, ¡y a degustar! 

 

 

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 3

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Add to cart